Artrosis y artritis: ¿Cuáles son las diferencias?

La artrosis y la artritis son dos enfermedades que afectan a las articulaciones y pueden causar dolor y limitaciones en la movilidad.

Es importante conocer sobre estas enfermedades, ya que afectan a un gran número de personas en todo el mundo y pueden tener un impacto significativo en la calidad de vida de quienes las padecen.

Muchas veces se confunde la artritis con la artrosis, sin embargo, en este breve artículo veremos ambas patologías y cómo corresponden a cuadros médicos de causas, síntomas y tratamientos diferentes.

¿Qué es la Artrosis?

La artrosis es una enfermedad degenerativa de las articulaciones que se caracteriza por el desgaste del cartílago que recubre los extremos de los huesos. Esto puede provocar dolor, rigidez y dificultad para moverse.

Artrosis es un tipo de enfermedad articular degenerativa que causa daño al cartílago articular y los huesos subyacentes. Algunos detalles importantes sobre la artrosis:

  • Es la forma más común de artritis y afecta principalmente a personas mayores de 45 años, aunque puede ocurrir en personas más jóvenes también.
  • Ocurre cuando el cartílago que cubre y protege los extremos de los huesos en las articulaciones se desgasta con el tiempo. Esto expone los huesos y causa fricción, rigidez, dolor e inflamación en las articulaciones afectadas.
  • Las articulaciones más comúnmente afectadas son las de las manos, rodillas, caderas y columna vertebral.
  • Los factores de riesgo incluyen edad avanzada, obesidad, lesiones articulares previas, defectos articulares y factores genéticos.
  • Los síntomas comunes son dolor articular, rigidez después de períodos de inactividad, crepitación al mover las articulaciones, pérdida de flexibilidad y formación de osteofitos (crecimientos óseos).
  • El tratamiento incluye analgesia, fisioterapia, ejercicio, pérdida de peso y en algunos casos cirugía. No hay cura, pero el tratamiento puede aliviar los síntomas y preservar la función articular.
  • La artrosis progresa lentamente y causa discapacidad creciente si no se trata adecuadamente. Mantener un peso saludable y hacer ejercicio ayuda a prevenirla y retrasar su progresión.

¿Qué es la Artritis?

Por otro lado, la artritis es una enfermedad inflamatoria de las articulaciones que puede ser causada por diferentes factores, como la edad, el desgaste excesivo o una respuesta autoinmune del cuerpo.

artritis en anciana

Existen varios tipos de artritis, entre los más comunes están:

  • Artritis reumatoide: es una enfermedad autoinmune que causa inflamación crónica de las articulaciones y puede dañar el cartílago y el hueso. Suele afectar las articulaciones pequeñas de manos y pies.
  • Artritis psoriásica: se presenta en personas con psoriasis y causa inflamación, dolor e hinchazón de las articulaciones. Puede dañar las uñas y los dedos de manos y pies.
  • Artritis séptica: es causada por una infección bacteriana o fúngica en una articulación. Los síntomas incluyen dolor intenso, enrojecimiento e hinchazón. Requiere tratamiento antibiótico urgente.
  • Gota: se caracteriza por episodios repentinos de artritis muy dolorosa, usualmente en el dedo gordo del pie. Es causada por depósitos de cristales de ácido úrico en las articulaciones.
  • Osteoartritis: es la forma más común de artritis, involucra el desgaste del cartílago articular y suele afectar las articulaciones de cadera, rodilla, manos y columna.

Los síntomas comunes de la artritis son dolor e inflamación articular, rigidez matutina, reducción del rango de movimiento y deformidad progresiva de las articulaciones. El tratamiento depende del tipo de artritis y puede incluir medicamentos, terapia física, ejercicios y en algunos casos cirugía.

Causas y factores de riesgo de la artrosis y la artritis

La artrosis puede ser causada por el envejecimiento natural de las articulaciones, el uso excesivo o repetitivo de las mismas, lesiones previas o factores genéticos. Por otro lado, la artritis puede ser causada por una respuesta autoinmune del cuerpo, infecciones, lesiones o factores genéticos.

Las personas mayores, las mujeres y aquellas con antecedentes familiares de estas enfermedades son más propensas a padecer artrosis y artritis.

Síntomas de la artrosis y la artritis: ¿Cómo se diferencian?

SíntomasArtrosisArtritis
DolorDolor en las articulaciones después de la actividad física o al final del díaDolor en las articulaciones que puede ser constante o intermitente
RigidezRigidez en las articulaciones después de estar sentado o acostado durante un tiempo prolongadoRigidez en las articulaciones después de despertarse o después de estar sentado durante un tiempo prolongado
InflamaciónLa inflamación es poco común en la artrosisLa inflamación es común en la artritis
CrujidosCrujidos en las articulaciones al moverseCrujidos en las articulaciones al moverse
MovilidadLa movilidad de las articulaciones puede verse afectada, pero generalmente no se pierde por completoLa movilidad de las articulaciones puede verse afectada y puede llegar a perderse por completo

Los síntomas de la artrosis incluyen dolor en las articulaciones, rigidez, hinchazón y dificultad para moverse. En cambio, los síntomas de la artritis pueden incluir dolor, hinchazón, enrojecimiento, calor y rigidez en las articulaciones. La principal diferencia entre ambas enfermedades radica en el origen del dolor: en la artrosis, el dolor es causado por el desgaste del cartílago, mientras que en la artritis es causado por la inflamación de las articulaciones.

Diagnóstico y pruebas para la artrosis y la artritis

El diagnóstico de la artrosis y la artritis se basa en los síntomas del paciente, así como en pruebas de imagen, como radiografías o resonancias magnéticas. Estas pruebas pueden mostrar el desgaste del cartílago en el caso de la artrosis, o la inflamación de las articulaciones en el caso de la artritis.

Tratamientos para la artrosis y la artritis: ¿Cuáles son las opciones?

El tratamiento de la artrosis y la artritis puede incluir medicamentos para aliviar el dolor y reducir la inflamación, terapias físicas para fortalecer los músculos alrededor de las articulaciones, cambios en el estilo de vida, como perder peso o hacer ejercicio regularmente, y en casos más graves, cirugía para reparar o reemplazar las articulaciones dañadas.

Masajes corporales para la artritis y artrosis

Los masajes pueden ser un tratamiento efectivo complementario para aliviar los síntomas de algunos tipos de artritis y artrosis, aunque no reemplazan otros tratamientos indicados por el médico. Algunos beneficios que se le atribuyen a los masajes en estos casos son:

  • Alivio del dolor y la rigidez: el masaje puede ayudar a relajar los músculos tensos y disminuir espasmos, reduciendo el dolor articular.
  • Mejora de movilidad: los masajes pueden ayudar a mejorar el rango de movimiento de las articulaciones afectadas.
  • Relajación: el masaje proporciona relajación tanto física como mental, ayudando con la ansiedad y el estrés que pueden empeorar los síntomas.
  • Mejor circulación: se cree que aumenta el flujo sanguíneo a las articulaciones y músculos, lo que podría reducir la inflamación.
  • Liberación de endorfinas: las endorfinas liberadas con el masaje tienen un efecto analgésico natural.

Es importante que los masajes sean suaves, ya que la presión excesiva podría aumentar la irritación articular. Se recomienda consultar al médico antes de comenzar con sesiones de masaje. Los resultados son graduales y se potencian con masajes periódicos. En conjunto con otros tratamientos, el masaje puede ser una terapia complementaria útil para la artritis y artrosis.

Medicamentos para la artrosis y la artritis: ¿Cuáles son los más comunes?

Los medicamentos más comunes utilizados para tratar la artrosis y la artritis incluyen analgésicos para aliviar el dolor, antiinflamatorios no esteroides para reducir la inflamación, y en casos más graves, medicamentos modificadores de la enfermedad que pueden ayudar a frenar el progreso de la enfermedad.

Consulta con tu médico especialista si sospechas que padeces cualquiera de estas dos dolencias.

Terapias no farmacológicas para la artrosis y la artritis

Además de los medicamentos, existen terapias no farmacológicas que pueden ayudar a aliviar los síntomas de la artrosis y la artritis.

Algunas terapias no farmacológicas que pueden ser beneficiosas para manejar la artrosis y ciertos tipos de artritis incluyen:

  • Ejercicio terapéutico: Ayuda a mantener y mejorar la movilidad de las articulaciones, la flexibilidad y la fuerza muscular. Debe ser de bajo impacto, como natación, caminata, tai chi.
  • Terapia física: Ejercicios específicos guiados por fisioterapeutas para mejorar síntomas y función. También pueden usar ultrasonido, calor/frío y masajes.
  • Terapia ocupacional: Para enseñar cómo proteger las articulaciones durante actividades diarias y recommendation de dispositivos de ayuda como bastones y abridores de frascos.
  • Pérdida de peso: Reducir el peso extra disminuye la carga y presión en las articulaciones dañadas.
  • Descanso y protección articular: Alternar períodos de actividad y descanso, usar soportes y evitar movimientos que aumenten el dolor.
  • Calor/frío: Aplicar compresas calientes o frías sobre las articulaciones adoloridas alivia temporalmente.
  • Masajes: Alivian el dolor y relajan los músculos tensos alrededor de las articulaciones.
  • Acupuntura: Algunos estudios sugieren que puede reducir el dolor artrítico.
  • Terapias mente-cuerpo: Como meditación, yoga, tai chi. Ayudan a controlar el estrés y relajarse.
  • Grupos de apoyo: Compartir experiencias y obtener conocimientos.

Combinar varias de estas terapias de forma regular junto con los tratamientos médicos puede maximizar los beneficios. Es clave consultar a profesionales expertos.

Prevención de la artrosis y la artritis: ¿Cómo cuidar las articulaciones?

Si bien no se puede prevenir por completo la artrosis y la artritis, se pueden tomar medidas para reducir el riesgo de desarrollar estas enfermedades. Algunas recomendaciones incluyen mantener un peso saludable, hacer ejercicio regularmente para fortalecer los músculos alrededor de las articulaciones, evitar lesiones y traumatismos, y mantener una buena postura al realizar actividades diarias.

Complicaciones de la artrosis y la artritis: ¿Qué problemas pueden surgir?

Si no se tratan adecuadamente, tanto la artrosis como la artritis pueden causar complicaciones graves. Estas complicaciones pueden incluir deformidades articulares, discapacidad funcional, limitaciones en las actividades diarias y una disminución significativa en la calidad de vida. Es importante buscar tratamiento médico adecuado para prevenir o controlar estas complicaciones.

La importancia del seguimiento médico en la artrosis y la artritis

El seguimiento médico regular es fundamental para controlar la artrosis y la artritis. Un médico especialista puede evaluar el progreso de la enfermedad, ajustar el tratamiento según sea necesario y brindar recomendaciones adicionales para mejorar la calidad de vida del paciente.

Además, el médico puede ayudar a prevenir o controlar las complicaciones asociadas con estas enfermedades.

Conclusión

En resumen, la artrosis y la artritis son dos enfermedades que afectan a las articulaciones y pueden causar dolor y limitaciones en la movilidad. Es importante conocer sobre estas enfermedades, sus causas, síntomas, diagnóstico y opciones de tratamiento disponibles. Además, es fundamental buscar ayuda médica si se sospecha de estas enfermedades, ya que un diagnóstico temprano y un tratamiento adecuado pueden ayudar a controlar los síntomas y prevenir complicaciones a largo plazo.